Plagios, inspiraciones y otras especies

Mensaje de error

No se pudo crear el archivo.

Este asunto del plagio de Creep de Radiohead, por parte de Lana del Rey en su canción Get Free, ya adquirió ribetes novelescos. Hay que analizar el caso desde varios puntos de vista.

 

Por un lado, Lana Del Rey afirma que fue demandada por plagio y que desde agosto está en negociaciones con los abogados de Radiohead para resolver las diferencias. Aquí lo crítico es que sus abogados ofrecieron el 40% de las regalías a los compositores de Creep. Para mí, claramente con solo eso, hay una aceptación por parte de la cantante de que hubo plagio, o como dice ella, “inspiración”. Si, como ella insiste, no acepta que haya algo ilegal en su canción, ¿por qué ofrecer 40% en regalías a otros?

 

Lo que es obvio en este sentido, es que mientras tanto ella está ganando mucho dinero por los streams, descargas y difusión de tema. Entonces toda la leña que se puede echar a ese fuego, para ella son dólares en sus cuentas. Eso no tiene discusión. Y además se va ganando la simpatía de sus seguidores que la ven como una diosa impecable y que está siendo vilipendiada. Eso lo está generando con sus comentarios, por el estilo de “no podré volver a cantar Get Free en mis conciertos”. Lloriqueo beneficioso en este sentido.

 

Por otro lado, está el grupo de Creep, canción éxito en 1993, cuyos abogados confirman que hay negociaciones con los autores de la canción, de los cuales Del Rey es uno, pues ellos insisten en que es indiscutible el plagio en unas líneas melódicas y una progresión armónica. Insisten en que no hay una demanda, sino la búsqueda de un acuerdo que le genere a Radiohead además de Alberto Hammond y Mike Hazelwood, regalías como co-compositores.

 

Esta es otra arista que tiene la novela. Años atrás Radiohead fueron demandados por Hammond y Hazelwood, por plagiar su The Air That I Breathe¸ que fue un enorme éxito internacional en 1974 para el grupo inglés The Hollies. Aceptaron que se “inspiraron” en esa canción y el tema se resolvió sin aspavientos ni escándalos mediáticos y fuera de las cortes, agregando a Radiohead los nombres de los dos compositores, y todos tan felices.

 

Aquí no se puede hablar de “supuesto plagio”, pues aceptaron su responsabilidad y comparten regalías. Si fuera de otra manera, habrían peleado el asunto y no darían crédito y dinero a Hammond y Hazelwood. Eso no puede tener discusión.

 

De aceptarse el plagio, a los tres compositores de Get Free, habría que agregarle los nombres de Radiohead, Alberto Hammond y Mike Hazelwood. Claro, con el aumento de difusión, streams y descargas, habrá regalías para todos.

 

Finalmente hay que volver a reflexión sobre qué es el plagio y qué no. Hay legislación en muchos países del mundo, pero puntualmente deja muchos vacíos.

George Harrison fue declarado culpable de plagio en My Sweet Lord. Su alegato siempre fue “he escuchado miles de canciones a lo largo de mi vida” y asegura que posiblemente ese He’s So Fine, inconscientemente apareció cuando escribió su mayor éxito como solista. Pero, lo declararon culpable y pagó algo así como un millón y medio de dólares. Toda su vida afirmó que no plagió conscientemente, de manera voluntaria la canción.

 

Esto para mencionar solo este caso, tal vez el más conocido. Pero hay docenas de otros, en donde no hay parámetros claros para determinar cuándo hay plagio y cuándo no. ¿Cuántos compases de una melodía constituyen plagio? ¿Cuántos compases de una progresión armónica es plagio? ¿Cuántas palabras consecutivas se considerarán plalgio? Recordemos que los compositores del Ras Tas Tas, se les acusó de plagio del tema Move Bitch de Ludacris. El argumento en ese momento es que no fueron suficientes compases los usados para que se considerar plagio. Asunto finiquitado.

 

Y, para terminar considero, y es mi opinión personal, el plagio deja implícito que quien lo hace, lo hace conscientemente. Demostrar eso, es prácticamente imposible. Así ahora quieran usar eufemismos como “inspiración” para justificarse.