LA NOCHE QUE TERMINÓ CON MEDIO SIGLO DE ESPERA